dijous, 2 de gener de 2014

Un circulo contrarevolucionario que se cierra

Escribo con dolor estas letras.
Escribo con dolor puesto que el círculo de la contra-revolución aprieta más que nunca por cerrarse.
Hace pocas horas los tribunales de Alejandría han emitido una resolución exigiendo el encarcelamiento por dos años y multas de 50 mil libras (más de 5 mil euros) contra 5 destacados activistas: Hassan Mostafa, Amr Hazeq, Louai Qahuagi, Islam Hasanein y Mahienou al-Masry. Se les acusa, y condena, por "incitación a la protesta" a causa de la concentración que realizaron frente a los tribunales de la ciudad egípcia el pasado 2 de diciembre. Curiosamente esa era una protesta para pedir la justícia por la muerte, en verano de 2010, del alejandrino Khaled Said, puesto que los jueces habían reabierto el caso contra los policias acusados de haber provocado la muerte del joven bajo tortura. El juicio contra los policias se retomó el 31 de agosto, un mes después del golpe militar que puso fin al gobierno de Mohamed Mursi, después que los jueces aceptaran las peticiones de apelación de los oficiales condenados a las penas mínimas de seis años por homicidio involuntario.
La muerte de Khaled Said es considerada uno de los detonantes clave que desembocaron en el alzamiento popular de enero de 2011 en Egipto.
Es decir: hoy hay 5 activistas condenados a dos años de prisión y 5 mil euros de multa por exigir el juicio justo por la muerte de quién fue considerada la chispa de la revolución egípcia.
Pero no es solo eso.
Hassan Mostafa, quién ya vivió este 2013 el calvario de los juicios políticos en su contra durante el mandato de los Hermanos Musulmanes, y Mahienour el-Masry son, probablemente, de los más destacables héroes silenciosos de esta revolución.
Porqué los héroes de verdad son siempre aquellos a quién poca gente pone nombre o cara. Aquellos quienes aborrecen las cámaras y los cumplidos.
Y Hassan y, sobretodo Mahie, son dos de estos. De los que hay pocos entre millones. 


La primera vez que conocí a Mahienour fue en Alejandría un ya lejano año 2009. Fue frente a los tribunales de Mansheya, durante una protesta obrera en esos tiempos en que pocos se atrevían a alzar la voz. Y ella lo hacía con fiereza, rodeada de curiosos, ante la amenaza de una paliza policial. Ella era, por aquél entonces, una chica miembro del grupo Tadamon (solidaridad), de kefaya y también de los trotskistas Socialistas Revolucionarios, grupo del que sigue formando parte. Luego nos fuimos encontrando, siempre en protestas o actos de símbolo político. Siempre con esa envidiable determinación que la hace tan y tan especial. Con esa visión al infinito que solo las grandes luchadoras saben tener. 
Ver hoy que los tribunales condenan a Mahienour, a Hassan y a otros 3 compañeros por exigir la más básica reclamación de aquél 25 de enero de 2011 no es solo triste.
Es la confirmación que un circulo contrarevolucionario se cierra.......y demuestra la necesidad de que debemos abrir otro.





PS: Hoy Hassan escribía en las redes sociales, tras saber la sentencia, que "sobre el juicio del poder de la contrarrevolución contra mi...sólo puedo decir que estoy bien; con dignidad y orgullo. Me protege el pueblo revolucionario de la mano del pecaminoso poder contrarevolucionario (...) Todos aquel que participó de lalucha contra la revolución, encontrará el castigo a manos de las masas de la revolución con la fuerza de la intifada inevitable".
PS2: Finalmente parece que son 7, en total, los activistas condenados.

Esto sucede el mismo día en que los medios están comentando la esperpéntica querella del activista Ahmed Spider contra la marioneta Abla Fahita acusando de esconder un mensaje terrorista encriptado detrás de su anuncio para la compañía Vodafone. Mientras tanto, el periódico Dostour no tenía vergüenza en publicar una portada en que afirmaba que Egipto se convertiría en pocos mesos en uno de los países más ricos de la región. Tal cual....y debajo de un destacado donde se afirmaba que "los egipcios han celebrado fin de año gracias ala protección de policia y ejército".

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada