dijous, 19 de gener de 2012

Solidaridad con la revolución egipcia desde Madrid


Me llega por correo electrónico, a través de la asociacón Egipcios sin fronteras, de la convocatoria para el proximo sabado motivo de la celebración del primer aniversario del 25 de enero, reclamando la solidaridad internacional con la revolución egipcia. Por ello se encontrarán con el lema "La revolución no ha terminado" el proximo sabado 21 de enero a las 16 horas en la Plaza Benavente de Madrid (justo al lado de la Plaza del Sol). Está prevista una proyección de la película 3askar kazeboon (los militares mienten) que está actualmente dando la vuelta a las calles Egipto entero en una importante campaña popular de sensibilización contrainformativa de cara a recuperar el espíritu revolucionario el proximo 25 de enero y completar las demandas de la revolución iniciada ya hace 12 meses.
Os dejo aquí con el comunicado que circula por la red realizado por la Asociación Egipcios Sin Frontera - España, miembro de La Internacional Alianza Independiente de Los Egipcios en el Extranjero

Manifiesto

Egipto y su revolución están atravesando un momento histórico trascendental, pues en lugar de avanzar hacia el establecimientode un Estado y régimen democrático civil, determinadas fuerzas conocidas insisten no sólo en hacerse con la revolución y destruir sus logros, sino en deshacerse de sus símbolos representados por los jóvenes egipciosque la llevó a cabo sacrificando la vida de 1000 mártires y más de 8000 heridos.

Despuésde que millones de egipcios tomaran las calles el 25 de enero 2011 reivindicando, con sus famosas proclamas, el derrocamiento del régimen de Mubarak, resulta que un año después del estallido de la revolución egipcia, nos enfrentamos con la realidad de que lo único que cayó fue la cabeza del régimen, y ​​que la Junta Militar con sus sucesivos gobiernos es un continuismo delantiguo régimen en el que sólo han cambiado las caras. El curso de los acontecimientos desdela caída de Mubarak demuestra que la Junta Militar ha seguido las políticas y medidas marcadas por el anterior régimen bajo el lema de la transición para manipular la revolución, tratar de obstaculizarla eimpedir el logro de sus objetivos fundamentales, e incluso tratar de acabar conla revolución difamando a los revolucionarios responsabilizándoles, tanto, delderrumbe económico y el caos de seguridad, como, de conspirar contra el Estado y traicionarlo a cambio de recibir fondos extranjeros
Asimismo, la Junta Militar nos impuso un referéndum que arrebató al pueblo revolucionariosu derecho a elegir a sus representantes para redactar una nueva constituciónque reorganice las relaciones interinstitucionales del Estado y refuerce la unidadnacional.
LaJunta Militar y sus gobiernos siguieron aplicando las políticas económicasfracasadasy dejaron intencionadamente a los sicarios delMinisterio del Interior y algunos elementos que dicen seguir la doctrina salafista, propagar y extender el estado de caos e inseguridad en Egipto
Almismo tiempo que la Junta Militar presentó a Mubarak y a sus hombres antela justicia obligada por la presión popular, detuvo y juzgó ante los tribunales militares a más de 12.000 jóvenes revolucionarios que habían participado,arriesgando sus vidas,en las diversas manifestacionesy concentraciones que se desarrollaron en el país. La Junta Militar se ha desenmascarado completamente, cuando reprimió la revolución utilizando munición real contra los manifestantes atropellándolos con sus vehículos pesados, utilizando gases prohibidos internacionalmente y deteniendo a heridos bajo falsas acusaciones e, incluso, negándoles cualquier tipo de tratamiento médico (una muestra de esta represión ejercida por la Junta Militar hemos podido verla en los conocidos sucesos acaecidos en la calle Maspero el 9 de octubre, la calle Mohamed Mahmoud el 19 de noviembre yla calle del Consejo de Ministros el 16 de diciembre 2011 y anteriormente, en las sucesos del Teatro Balón, al-Azbakeya, Imbaba, Helwan y Asuán). Además de la vejación sufrida por 17 mujeres acampadas en una concentración que fueron sometidas por la policía militar a una ridícula prueba de virginidad. Todo esto contribuyó a que en las plazas de Egipto surgiera el grito de “abajo abajo el régimen militar", despojando,así, a la Junta Militar de sulegitimidad revolucionaria y reclamándole justicia por las masacres cometidas yla corrupción de la vida política.
Finalmente, la Junta pretende conseguir un estatus de privilegio al emitir decreto inhabilitando el sometimiento de cualquier militar, aunque no se encuentre en el servicio activo, a cualquier tribunal civil, para que solamente pueda ser juzgado ante un tribunal militar.

Elpueblo egipcio no permitirá que se manipule la revolución, no se conformará sólo con elderrocamiento de Mubarak, sino que continuará su revolución para extraer deraíz al antiguo régimen y para que se cumplan sus reivindicaciones principales de "Pan, libertad y justicia social", transformándolas en políticas prácticas paraalcanzar un Estado civil.

Ensolidaridad con los revolucionarios libres de Egipto, nosotros, ciudadanos egipcios residentes en el extranjero y firmantes de este manifiestoreivindicamos los siguientes puntos:

1- Traspasarel poder, las competencias legislativas, de control y todas las relacionadas conel presupuesto general del Estado, de la Junta Militar de la Asamblea delPueblo, una vez anunciados los resultados finales de las elecciones, de acuerdocon lo que constaba en la declaración constitucional
2- Traspasar elpoder ejecutivo y todas sus competencias al Presidente del Estado una vezelegido. Por eso las elecciones presidenciales deben ser celebradas como muytarde en abril 2012yhay que anunciar el calendario de las elecciones presidenciales oficialmenteantes del 25 de enero.

3- Entablar undiálogosocial fuera delatutelamilitar a fin deponerse de acuerdo sobrelas normas ycriteriospara laselección de la Comisión Constitutiva, que seráelegida por la Asamblea del puebloy donde estarán representadas todas lasfuerzas políticas nacionales.

4- Que la Comisión Constitutiva se comprometa a redactar un proyecto de constitución conciliadora que ponga a Egipto en el camino del establecimiento de un Estado civil fuerte que adopte un sistema semi-presidencial.
5- La re-estructuración delMinisterio delInterior de modo que garantice la seguridaddentro del marcode unestado de derechoylare-estructuraciónde los mediosde comunicaciónestatales para que sean independientes y puedan expresar la voluntaddel pueblo, sin estar sometidos a ningún tipo de manipulación.

6- Crear con carácter de urgencia una comisión judicial independienteque se encargue de investigar y juzgar, en su caso, los crímenes y delitos cometidos contra los manifestantes (desdeel inicio de la revolución en enero 2011 hasta lafecha),además deprocesar atodos los involucradosendelitos desabotaje e incendios contra el patrimonio histórico y cultural y las instalacionespúblicas, ylos implicados en provocar conflictossectarios y religiosos.

7- El anuncio demedidas económicas a corto plazo para reactivar la economía y el desarrollo de mecanismos con el objetivo de controlar los precios y los mercados. Establecer un sueldo mínimo y máximo. Elevar el nivel de la independencia económica nacional, a fin de reducir la dependencia egipcia con países extranjeros.

8- La liberación detodos los presospolíticos y la anulación de todas las sentencias promulgadas durante la revolución por los tribunales militarescontra los civilesy la revisión de los casos por los tribunales civiles.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada