dilluns, 17 d’octubre de 2011

Tensión en Egipto ante las próximas elecciones legislativas


Aticulo publicado en la versión digital del periódico Diagonal:

"El enfrentamiento entre manifestantes coptos y soldados del ejército egipcio el pasado 9 de octubre ha reabierto el debate del sismo sectario en el país. 25 muertos y centenares de heridos en unos enfrentamientos al fin de una manifestación por los derechos de los coptos, los cristianos de Egipto, han convulsionado el país. La palabra más repetida por todas partes es la de conspiración.

El Gobierno anuncia una mano oculta detrás de los sucesos mientras el ejército señala un complot copto y aseguran no haber usado munición real. Los manifestantes, por su parte, afirman que todo era un plan del Consejo de las Fuerzas Armadas y aportan el testimonio de médicos forenses para refutar las palabras de los militares. "Hay muertos por un solo disparo, lo que demuestra que eran profesionales que sabían lo que hacían" aseguraban testigos oculares de los hechos en rueda de prensa.

Vecinos de la zona denuncian el saqueo por parte de soldados de sus casas para establecer centros de francotiradores mientras los estudios de las cadenas de televisión Al-Horra y 25 de Enero fueron atacadas por los militares. Las señales fueron cortadas mientras los canales públicos se lanzaban consignas contra la comunidad copta, instigando al odio sectario. Entre estas se denunciaba la muerte de soldados en los enfrentamientos. Una información polémica que nadie ha querido detallar y que, junto a la falta de funerales militares, ha abierto serias dudas sobre su veracidad.

Tal y como han querido recordar numerosos activistas estos días, los ataques a la minoría copta, que representa un 10% de la población, han sido normalmente instrumentalizados políticamente. La inteligencia británica demostró que la explosión de un coche bomba en una iglesia cristiana de Alejandría en fin de año había sido cocinada desde los departamentos del ministerio de Interior, dirigidos por Habib el Adly.

Como se demostró, el objetivo era desviar la atención ante el posible pucherazo electoral del mes de noviembre, reforzar la legitimidad paternalista de Mubarak en el país y, utilizando un grupo islamista de Gaza, legitimar el cierre del paso de Rafah. La marcha de Mubarak del ejército permitió la entrada masiva de salafistas exiliados, que profanaron templos sufíes ante la indiferencia del poder militar. En mayo, 12 personas murieron en enfrentamientos sectarios en El Cairo después de que se difundiera la falsa detención en una iglesia copta de una mujer convertida al Islam. La falsa información había sido difundida a través de la cuenta de twitter de un salafista saudí que ni siquiera vivía en Egipto.

En medio de este debate que centraba las tertulias televisivas, se abrió el periodo de inscripciones para los listados de las próximas elecciones. En la mayoría de demarcaciones se ha detectado una alta presencia de candidaturas de antiguos miembros del Partido Democrático Nacional de Hosni Mubarak. La izquierda política ha denunciado que en este clima es imposible que se celebren unas elecciones limpias y el Partido Comunista y el Partido Democrático de los Trabajadores ya han anunciado su boicot al proceso electoral"

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada